Daily Devotionals
KCM
¡Usted es ungido! Kenneth Copeland 01 April El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; predicar el año agradable del Señor.

Si usted ha nacido de nuevo y ha sido bautizado en el Espíritu Santo, préstele mucha atención a las buenas nuevas que deseo compartirle hoy. Son tan buenas que lo harán gritar, saltar y alabar a Dios; lo inspirarán a saltar de la cama por la mañana, sonriendo con toda libertad y confesando con fuerza: Ten mucho cuidado diablo. Aquí voy de nuevo, ¡te golpearé todo el día! ¿Qué noticia podría producirle esa clase de gozo y confianza? ¡Usted es ungido! Puedo imaginar los pensamientos de un religioso: “Bueno, hermano Copeland, en realidad sólo soy un viejo pecador, salvo por gracia. Jamás presumiría que soy ungido”. ¿Eso significa que no es cristiano? “¡Bueno, en realidad sí lo soy!”. Bien, si lo es; entonces es ungido porque el término cristiano se deriva de la palabra griega Cristo la cual significa: “El Ungido”. Al traducir la palabra cristiano, se percatará que significa ¡ser ungido como Él! De hecho, al declarar que es menos que un ungido; está rechazando la herencia que Jesús compró para usted con Su preciosa sangre. Él no sólo pagó el precio del pecado para que usted se fuera al cielo cantando: Más allá del sol…; sino también para limpiarlo y convertirlo en el templo del Espíritu Santo, quien es la Unción (2 Corintios 6:16). Jesús sufrió, murió y resucitó; a fin de que naciera una nueva generación de creyentes, los cuales serán equipados con Su unción. Jesús entregó Su vida para que esa nueva generación no sólo realizara las mismas obras que Él hizo, sino aún mayores (lea Juan 14:12). Hoy en día, la mayoría de cristianos se sorprende al pensar que pueden llevar a cabo las obras de Jesús. Cuando pensamos en presentar el evangelio a la gente; por lo general, creemos que consiste sólo en repartir tratados cristianos y explicarle a las personas las cuatro leyes espirituales. Aunque eso sea maravilloso, hay mucho más por hacer. Debe predicar el evangelio a los pobres, sanar al quebrantado de corazón, pregonar libertad a los cautivos, dar vista a los ciegos, poner en libertad a los oprimidos y predicar el año agradable del Señor. ¿Por qué? Porque Él declaró que ¡hemos sido ungidos para cumplir Su Palabra! ¡Usted puede lograrlo! ¡Porque usted es ungido! Deuteronomio 34; Josué 1; Hechos 15 El Espíritu del Señor está sobre mí. ¡Él me ha ungido! (Lucas 4:18).

Scripture Reading: Efesios 1:17-23