Daily Devotionals
KCM
Usted puede abrir la puerta Kenneth Copeland 13 February Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

¿Cuánto tiempo lleva sintiéndose abrumado y desesperado por algún problema al parecer insuperable? Algunos pasan años tratando de salir de aprietos económicos sólo para terminar más endeudados que antes. Otros tratan a toda costa de arreglar sus matrimonios, pero a pesar de sus mejores esfuerzos van de mal en peor. Aun otros luchan sin éxito contra el temor, la depresión, los vicios o las enfermedades.

En lo profundo de nuestro corazón sabemos que debe haber una solución a los problemas que enfrentamos. Pero con frecuencia esa solución parece estar fuera de nuestro alcance, oculta tras una puerta fuertemente sellada.

Sin embargo, lo que deseo darle a conocer hoy es que podemos abrir esa puerta. El mismo Jesús nos ha dado las llaves.

Quizá usted esté haciendo frente a una situación que parece totalmente insuperable. Pero Dios tiene una llave para cada puerta que a usted le parece imposible de abrir. El tiene las llaves que abren las puertas espirituales, físicas, mentales y económicas. Por más que el diablo trate de atraparle, si usted usa la llave correcta podrá abrir la puerta para salir de esa situación.

La Palabra de Dios contiene las llaves de los principios del reino: llaves para atar las maquinaciones del diablo y llaves para librarle de las trampas que él le tienda. Dios tiene la llave que puede deshacer todo nudo que el diablo trate de atar en su vida. Él tiene también la llave que cerrará las maquinaciones del diablo de tal manera que no podrá hacer nada.

Recuerde que no hay situación por más oscura y diabólica que parezca para la cual no haya una llave del reino que libere el poder de Dios.

Hay solución para su problema cualquiera que este sea. Si ha estado buscando la respuesta en algún pasaje de la Palabra de Dios y no la ha encontrado, búsquela en otro pasaje. Siga escudriñando la Escritura y siga tocando hasta que encuentre la llave que necesita.

Scripture Reading: Salmos 63