Daily Devotionals
KCM
Viva como rey Gloria Copeland 21 February A causa de la transgresión de un hombre… la muerte reinó a través de éste, pero con certeza mucho más quienes reciben la sobreabundante gracia [de Dios]... y el regalo de justicia... reinarán como reyes en vida, a través de un solo hombre, Jesucristo (el Mesías, el Ungido)

En Deuteronomio 28, Dios les expresó a los israelitas que si escuchaban diligentemente Su voz y cumplían Sus estatutos, los pondría sobre todas las naciones. Les manifestó que debían ser diligentes con respecto a Su Palabra; pues la maldición, igualmente mencionada en Deuteronomio 28, obra las 24 horas del día. El diablo es diligente al realizar su trabajo destructivo, entonces ellos también debían ser diligentes con respecto a su obediencia con Dios. Si ellos le obedecían, Él prometía bendecirlos ?y no sólo un poco, sino en cada área de su vida?. Les declaró que los bendeciría en la ciudad y en el campo. Sus hijos, sus cosechas y su ganado serían benditos; así como sus canastas y sus graneros. Les prometió que bendeciría su entrada y su salida. Sus enemigos huirían de ellos por todos los caminos. Sus finanzas y todo lo que emprendieran prosperaría. ¡Dios no excluyó nada en esa bendición! A pesar de la autoridad de Satanás sobre el mundo en ese entonces, el Señor a través de Su Palabra buscó la manera para que Su pueblo obtuviera la vida más maravillosa que alguien pudiera imaginar ?¡la vida de un rey!?. Él deseaba que Su pueblo fuera tan bendecido que todo el mundo supiera que le pertenecían a Dios con sólo verlos. Piense en esto, cuando el pueblo del Señor es bendito, Él recibe el respeto que merece de parte del resto de las personas del mundo. Aun los impíos se ven obligados a expresar: “Ellos le sirven a un Dios vivo y poderoso. Talvez se encuentren en el fondo del barril, pero su Dios siempre ¡los levanta!”. En Romanos 5:17, se manifiesta claramente que Él anhela que vivamos y gobernemos como reyes. Y ahora, a causa del pacto de sangre de Jesús y del poder del Espíritu Santo que habita en nosotros, lo podemos lograr ?no sólo en lo físico, sino también en lo espiritual?. Él ha realizado todo lo que puede para que nuestras expectativas crezcan. El Señor desea que sepamos que se encuentra dispuesto y que puede darnos: “…más abundantemente sobre todo lo que ?nos atrevamos a? pedir o pensar ?de manera infinita y más allá de nuestras grandes oraciones, deseos, pensamientos, esperanzas o sueños?” (Efesios 3:20, AMP). Él anhela que creamos en Su Palabra y que actuemos conforme a ésta. Desea que vivamos de manera honorable ante Él, que aprovechemos tanto Su pacto de bendición al punto que el mundo se asombre. Su anhelo es que nos convenzamos tanto de Sus bendiciones que ya no nos preocupemos de nosotros mismos, sino que empecemos a ser una bendición para todas las familias de la Tierra. ¡Él quiere que vivamos como reyes! Levítico 21-22; Lucas 16 Yo he recibido la sobreabundante gracia de Dios y el regalo de justicia. Por esa razón, reino en la vida como rey, por medio de Cristo Jesús (Romanos 5:17).

Scripture Reading: Salmo 67