Daily Devotionals
KCM
Viva en santidad Gloria Copeland 13 April Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

Su cuerpo no le pertenece. Por tanto, lo que usted haga con él, no es sólo asunto suyo. Usted fue comprado por precio, el cual fue pagado mediante el sacrificio del Hijo de Dios. Su cuerpo le pertenece al Señor, y es el templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19). En la versión bíblica The Amplified Bible, leemos que es el santuario del Espíritu Santo. Dios nos ha regalado Su Espíritu Santo, a fin de que nos ayude a vivir apartados para Él —para vivir en santidad—. En su interior el Espíritu Santo lo aconseja con el fin de que cumpla la voluntad de Dios. ¿Qué sucedería si recibiera un espíritu de incredulidad? ¿Qué cree que ese espíritu le proporcionaría? Por supuesto que incredulidad. Si acepta el espíritu de lujuria, ¿qué recibiría de éste? Lujuria. A usted no se le han otorgado los espíritus de incredulidad y lujuria, sino al Espíritu Santo. Es decir, la Santidad misma de Dios, la cual viene a nosotros cuando nacemos de nuevo. ¿Con qué propósito? Para promover la santidad en nosotros y para que apartemos nuestra vida, a fin de que nuestro corazón, nuestro estilo de vida y cada acción que realicemos sea conforme a la voluntad de Dios. Algunas personas afirman que si no cumple ciertas reglas no será santo; por ejemplo; usar cierto tipo de ropa y estilo de cabello, o que no puede aplicarse maquillaje, etc. Nada de esto lo convertirá en santo, puesto que sólo afectan su exterior. Eso se encuentra estipulado en la ley, y no lo hará santo. Sólo el Espíritu de Dios puede lograrlo. Si nuestro ser permanece unido al del Señor, el Espíritu Santo nos dirigirá, nos guiará y nos llevará a una vida de santidad. Dios lo ama, Él pagó un alto precio por su vida; entonces glorifíquelo con su cuerpo, hónrelo con su estilo de vida y obedezca las instrucciones del Espíritu de Dios en su interior. Elija vivir en santidad. Jueces 1-2; Romanos 1 Fui comprado por precio; por tanto, glorifico a Dios con mi cuerpo y mi espíritu, los cuales le pertenecen (1 Corintios 6:20).

Scripture Reading: 1 Corintios 6:9-20