Daily Devotionals
KCM
Viva en santidad Gloria Copeland 19 March Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.

“Nadie puede ser santo como Dios”. ¿Alguna vez ha escuchado a alguien expresarse de esa forma? Incluso, es posible que usted piense igual; si es así, cambie ese pensamiento. Si ha nacido de nuevo, Dios lo ha llamado a ser santo; ¡ése es su destino! El lugar hacia donde usted se dirige. En Romanos 8:29, leemos que Él nos predestinó para que fuéramos conforme a la imagen de Su Hijo. Si usted es una nueva criatura, ya es santo. Su llamado es vivir conforme a lo que hay es en su interior. Debe rendirse al Padre, a fin de ser como Él. Dependiendo de cuánto rinda su vida al Señor, así será la medida en que Él se revelará a usted. Así es como usted comienza a moldearse conforme a Su imagen. Ser transformado conforme a Su imagen conlleva un proceso. Su espíritu cambió por completo, pues el Espíritu Santo habita en él ahora. No obstante, su alma ?su mente, su voluntad y sus emociones? y su cuerpo son moldeados a Su imagen a medida que pasa el tiempo. El proceso del crecimiento espiritual es igual al natural. Usted ha emprendido un viaje. En la Biblia se afirma que uno cambia de gloria en gloria, a la imagen del Espíritu, contemplando en la Palabra como en un espejo la gloria del Señor (2 Corintios 3:18, AMP). Al observar a Dios en la Palabra, el Espíritu Santo lo transforma a usted a Su imagen. Si ha vivido separado de Dios, desconéctese de las tinieblas; y entonces sobresaldrá y se distinguirá. Muchas personas han nacido de nuevo, pero nunca se desligan de su antigua vida. Jamás invierten el tiempo suficiente para escuchar a Dios, leer la Palabra por sí mismos, pasar tiempo en oración y aprender cómo escuchar al Espíritu Santo que habita en su interior, quien les enseña cómo separarse del mundo. Y como resultado, nunca cambian por fuera. Sin embargo, el cambio en su exterior le permite vivir libre. Cuando usted cambia en el exterior experimenta las bendiciones de Dios, y disfruta de todo lo que Él le proveyó en el momento que lo salvó. Eso sucede cuando vive en santidad. Deuteronomio 6-8; Juan 21; Hechos 1 Yo no destruiré el templo de Dios. Yo viviré en santidad (1 Corintios 3:17).

Scripture Reading: Levítico 20:7; 2 Corintios 6:14 -7:1; Hebreos 12:1